Consejos para la plantación de nuevos almendros

Al plantar un nuevo campo de almendros, se deben tomar precauciones para evitar la pérdida de árboles. Se debe tener cuidado para reducir el daño directo a los árboles. Los almendros deben plantarse lo más pronto posible una vez recibido de los viveros. Cubra las raíces desnudas con telas cuando transporte los plantones en el remolque y mantenga las raíces húmedas. Si los árboles están en tocón, deberemos emplear suelos tratados y evitar los excesos de humedad. Evitar el almacenamiento en frío. Si el almacenamiento en frío es necesario, los árboles deben estar inactivos y se deben mantener las raíces húmedas.

Se debe tener cuidado para asegurar que los árboles estén bien plantados. En terrenos áridos, difíciles de labrar, se recomienda la siembra en bermas para ayudar a drenar el agua lejos de la copa del árbol. Las bermas deben realizarse con anterioridad a la plantación para asegurar que la unión del injerto está por encima del suelo. No realice la berma después del plantado ya que puede cubrir la unión del injerto. La profundidad de plantado no debe ser más profunda que en el vivero y la unión del injerto debe estar siempre por encima de la línea de suelo. Los agujeros deben tener la profundidad necesaria para encajar la raíz; ni más ni menos. Si el suelo se solidifica o cristaliza, romper para que el crecimiento de la raíz sea el adecuado.

Al plantar, trate de seguir alguno de estos consejos:

1. Cave un agujero con la profundidad suficiente para que las raíces puedan extenderse hacia fuera.

2. Plante el almendro de manera que la línea de suelo del vivero quede por encima de la línea de suelo actual.

3. planta un poco por encima de la raíz más alta y cubre con tierra.

4. Al plantar deja un poco de espacio para que asiente el plantón.

 

Tras el plantado, se debe compactar el suelo para eliminar posibles bolsas de aire. Realice esta labor con cuidado para no romper las raíces. Después de plantado se debe regar dependiendo de la humedad del suelo, emplear de 3 a 11 litros de agua. Si el suelo es muy húmedo, no regar. Este agua ayudará a humedecer el suelo seco y a rellenar pequeñas bolsas de aire. Evitar el exceso de riego ya que puede causar condiciones de saturación que maten a las raíces pequeñas debido a la mala aireación o la patógeno de la raíz Phytophthora. Emplear más agua si los árboles se plantan a finales de época cálida, suelo seco o si no podemos compactar el terreno alrededor de las raíces debido a las condiciones del terreno. Tenga en cuenta que una lluvia justo después del plantado no proporciona el agua suficiente para que las raíces queden bien compactadas con el terreno.

 

Los fertilizantes no deben emplearse hasta la salida de las hojas. Aplique pequeñas cantidades, no más de 30g o 30ml, y con frecuencia durante la primera temporada de crecimiento. Si emplea fertilizantes granulados, asegúrese que se aplican dentro del patrón de humectación del sistema de riego. Evitar la aplicación de fertilizantes en el tronco del árbol para evitar el quemado. Nunca aplique fertilizante en el hoyo de plantación ya que puede quemar las finas raíces.

 

Una cuidadosa planificación y preparación desde el principio le proporcionarán un buen retorno a cambio de los esfuerzos destinados. Los errores cometidos en un principio estarán presentes durante la vida del árbol. No escatime esfuerzos ni recursos.

 

Otros artículos publicados:

Breves consejos para la plantación de almendros

 

 

Extracto de “A proper almond tree planting” de thealmonddoctor.com