Diputación aprueba a iniciativa del PP a favor de las ayudas a los agricultores de las comarcas de Baza y Huéscar

La Junta de Andalucía ha quitado las ayudas al cultivo de cereales y almendro unas comarcas donde la agricultura es vital para no continuar perdiendo población

El grupo popular en la Diputación de Granada logra el apoyo unánime de todos los grupos de la corporación provincial en su propuesta de instar a la Junta de Andalucía a que admita en el listado definitivo a todas las solicitudes de ayudas a la agricultura ecológica a los productores de frutos secos y cereales de las comarcas de Baza y Huéscar.

Según explica Soledad Martínez, diputada provincial del PP, los productores granadinos se han quedado fuera del listado por falta de previsión económica por parte de la administración andaluza en la tramitación de estas ayudas, no porque no cumplieran los requisitos. Por ello, los populares han propuesto que el gobierno de Susana Díaz incremente la partida presupuestaria dedicada a esta medida enmarcada en el programa de Desarrollo Rural.

“Consideramos que el gobierno de la Diputación Provincial tiene que defender los intereses de estos productores y no puede mantenerse impasible ante el grave daño que la Junta de Andalucía está haciendo a las comarcas de Baza y Huéscar, dando la espalda, una vez más, a la Andalucía rural. Ambas comarcas necesitan que todos los grupos políticos defendamos los intereses de estos agricultores”, recalca la diputada oscense.

El 2 de Noviembre de 2016, la Consejería de Agricultura publicó los beneficiarios provisionales, beneficiarios suplentes y excluidos de las ayudas a Agricultura ecológica, incluidas en el Programa de Desarrollo Rural de Andalucía 2014-2020, “y en las que comprobamos con tristeza cómo se dejaba fuera a la mayor parte de los productores de las comarcas más deprimidas de Andalucía como son las de Baza, Huéscar, en Granada y las de Almanzora y los Vélez en Almería, con más de 1.400 productores afectados”.

Los frutos secos y el cereal se extienden por las zonas “más deprimidas y desfavorecidas” donde predomina el minifundio y la economía familiar agraria, gracias a las ayudas en estos territorios se mantiene una economía basada en pequeños autónomos, pero mayores de 50 años. “Es necesario dar el paso a un relevo generacional y a un retorno de la gente joven al campo basado en la realidad de una producción con calidad y diferenciación, esto es agricultura ecológica, no basta con las políticas de incorporación, necesitamos un sector más profesional”, defiende la diputada popular.

Los agricultores ecológicos de frutos secos y cereales aportan mucho más que reciben en forma de ayuda fijando población al medio rural, aprovechando los recursos, no contaminando, optimizando el agua de lluvia, frenando la erosión, aumentando la biodiversidad, sirviendo de cortafuegos al monte entre otros. “Representan otra forma de producir con principios y valores, beneficiando la salud del planeta y de sus habitantes”, ha recalcado Soledad Martínez.

“Existen razones de peso para pedir la admisión de todas las solicitudes en agricultura ecológica”, ha incidido Soledad Martínez, quien ha recordado que son más de 20 años de esfuerzo los que han invertido estos productores en consolidar el sector, en ser un referente a nivel nacional y europeo. “La agricultura ecológica es un sector estratégico de Andalucía”, ha apostillado.

Las provincias de Almería y Granada representan el 90 por ciento de la superficie de frutos secos y cereal ecológico de Andalucía, no existiendo alternativas de cultivo por su climatología extrema y la escasez de agua.

 

Fuente: baza.ideal.es