Cinco iniciativas que revitalizan el mercado de dulces navideños

La industria de turrones y dulces navideños ha vivido unos duros años como consecuencia de la crisis económica, la reducción de las cestas de empresa, el descenso generalizado del consumo y el fuerte aumento del precio de la almendra. Sin embargo, el sector ha conseguido sobreponerse a todos estos handicaps y espera cerrar esta campaña con un aumento no sólo de las ventas, sino también de la rentabilidad de los principales actores, rentabilidad que se había visto mermada a lo largo de los últimos años. Para ello, tal y como se analiza de forma más profunda en el reciente informe publicado por Alimarket , los distintos fabricantes están tomando una serie de medidas con las que revitalizar un negocio tan tradicional como el de dulces navideños.

1. Incremento de los precios.

Distintas fuentes consultadas señalan que, durante la pasada campaña, el incremento en valor de turrones y productos navideños fue superior al crecimiento en volumen. Esto se traduce en un avance del precio medio con el que el sector ha querido hacer frente al fuerte incremento de su material materia prima, la almendra, que alcanzó precios máximos históricos en el año 2015.

2. Aumento de las exportaciones.

Aunque la venta de turrones en el mercado nacional continúa estancada, la exportación ha vuelto a afianzarse como la gran oportunidad de futuro para el sector. Según los datos de la asociación Produlce, desde el año 2010 el volumen de exportación se ha incrementado en casi un 50% y las ventas fuera de nuestras fronteras ya representa más del 16% del total.

3. Entrada en el mercado ‘halal’.

Junto a destinos tradicionales, como Europa y América del Sur, el consumo de dulces navideños de origen español está aumentando en los países árabes gracias al uso de ingredientes comunes a su gastronomía, como la almendra, la miel y el azúcar. Por ello, son varios los fabricantes que están adaptando sus productos al público musulmán mediante la adopción de certificación ‘halal’. Mantecados Gamito Hermanos , Torrons Vicens y Turrones Picó son ejemplo de ello.

4. Control de la cadena de aprovisionamiento.

Con el fin de hacer frente a las fuertes fluctuaciones en el precio de la almendra, los principales fabricantes del sector están invirtiendo en proyectos de cultivo propio para controlar, al menos en parte, el aprovisionamiento de su principal materia prima. Delaviuda ha iniciado su proyecto Almendralia Ibérica y Torrons Vicens ha constituido la sociedad Ametlles Vicens, especializada en el cultivo de almendras en la zona de Lleida.

5. Ampliación del catálogo.

Por último, todos los fabricantes siguen tratando de reducir la estacionalidad de su producción ampliando el tiempo de consumo de sus productos. Para ello, algunos, como Almendra y Miel , apuestan por mejorar los sabores tradicionales, mientras que otros, como Industrias Rodríguez , se orientan hacia variedades más novedosas. Además, la mayoría están intentando entrar en el mercado del chocolate incorporando cacao a sus elaboraciones o presentando productos exclusivamente de este segmento, como es el caso de Sanchís Mira , que desde hace unos años se ha convertido en interproveedor de Mercadona de sus tabletas de chocolate.

 

Fuente: alimarket.es