Los agricultores sin ingresos agrarios podrán optar a ayudas de la PAC

El Gobierno aprobó el pasado viernes, durante la última reunión del Consejo de Ministros del año, un Real Decreto por el que se modifica la normativa para la aplicación en España de la Política Agrícola Común (PAC) durante la campaña de 2017. Los cambios afectan a la figura del agricultor activo, a las ayudas asociadas o acopladas, a las superficies de interés ecológico, a los jóvenes agricultores, las cesiones de derecho de pago básico y al régimen de pequeños agricultores.

En lo que respecta a la definición de agricultor activo, asunto que genera mucha polémica, el Ejecutivo ha mantenido la obligación de contar con unos ingresos agrarios distintos de los pagos directos que supongan al menos el 20 por ciento de los ingresos agrarios totales, para así recibir los pagos de la Política Agrícola Común. En este caso, la modificación realizada establece que, en caso de que no cumpla este requisito, «se aplicaría como una situación de riesgo, exigiéndole que el beneficiario demuestre que ejerce la actividad agraria y asume el riesgo empresarial de la actividad que desempeña».

También se posibilita que las personas físicas puedan recibir pagos directos de la PAC, aunque desarrollen determinadas actividades –excluidas en principio de la percepción de ayudas–, si están dados de alta en el Sistema Especial para Trabajadores Agrarios de la Seguridad Social.

En el punto relativo a las ayudas asociadas a los cultivos de arroz, proteicos y remolacha azucarera –para los que se exige el empleo de semilla de variedades recogidas en el catalogo común de la Unión Europea, en el registro de variedades comerciales o que tengan concedidas una autorización de comercialización–, se establece que las variedades que se declaren en la solicitud de ayuda deben estar inscritas o autorizadas a 30 de marzo.

La campaña de solicitud de ayudas agrícolas se abrirá el 1 de febrero. En 2016 hubo 795.010 solicitantes.

 

Fuente: larazon.es