IRTA, píldoras de conocimiento. Verticilosis en almendro, enfermedad importante en plantaciones jóvenes

Verticilosis en almendro, enfermedad importante en plantaciones jóvenes

En el almendro al contrario del olivo, la verticilosis está considerada como una enfermedad secundaria. No obstante, en árboles jóvenes en fase de crecimiento activo puede llegar a causar la muerte del árbol y provocar un elevado número de bajas en la plantación.

La verticilosis es una enfermedad provocada por el hongo Verticillium dahliae. El patógeno sobrevive en el suelo o en restos vegetales infectados, formando estructuras de resistencia denominadas microesclerocios. La dispersión del patógeno tiene lugar por el movimiento del suelo o material vegetal infectados, que pueden producirse debidos al viento, agua de riego o de escorrentía, maquinaria, etc. (Martín et al., 2015). Cuando los microesclerocios germinan, las hifas penetran en la planta a través de las raíces, alcanzando los haces vasculares y trasladando los conidios por toda la planta. La infección y el desarrollo de la enfermedad ocurren cuando las temperaturas del suelo están entre 12 y 30ºC, con un óptimo entre 21 y 24ºC (Koike, 2008) juntamente con humedades elevadas.

Figura 1. Brotaciones y rama afectada por V. dahliae.

 

Sintomatología

Al inicio, los síntomas se presentan como un marchitamiento que afecta generalmente a los árboles de un modo asimétrico. Las hojas de los brotes tiernos se desecan, permaneciendo algún tiempo en el árbol, para posteriormente caer. En función de la severidad del ataque, la sintomatología puede restringirse a una pequeña parte de la copa, afectar ramas secundarias o ramas primarias enteras y en casos muy graves, afectar toda la parte aérea del árbol (Martín et al., 2015).

La mayoría de variedades de almendro presenten cierta sensibilidad a la enfermedad.

Figura 2. Síntomas en brotaciones y tallos, en una plantación de almendro de primer verde.

 

Estrategias de control

Las medidas preventivas son las más eficaces para luchar contra esta enfermedad; con especial mención a la utilización de plantas libres de patógenos y al establecimiento de la plantación en suelos no infestados (determinado a partir de un análisis de suelo).

Actualmente en el cultivo del almendro no existe ninguna materia activa autorizada ni eficaz para combatir la enfermedad, con lo que se tienen que integrar diferentes medidas de lucha preventiva para solucionar el problema.

  • Medidas previas a la plantación
    • Analizar el suelo. Evitar plantar en suelos con antecedentes.
    • Utilizar plantas sanas con pasaporte fitosanitario.
    • Utilización de variedades con cierta resistencia al verticillium, o al menos evitar aquellas que sean muy susceptibles (datos no disponibles hasta el momento).
  • Medidas para después de la realización de la plantación (en caso de positivos en la finca)
    • Reducción de la dosis de riego.
    • Separar las líneas de gotero del tronco del árbol.
    • Disminución del abonado nitrogenado y aplicación de un abonado equilibrado tanto en nitrógeno como en potasio.
    • Eliminación de las partes afectadas de las plantas y posterior eliminación de la finca. No triturar los restos de poda afectados.
    • Desinfección de las herramientas utilizadas después de realizar un corte en un árbol afectado.
    • Tratamiento químico, no existe ningún producto autorizado para el almendro.

 

Si se realiza un buen control y se aplican las medidas culturales en el momento óptimo, el cultivo puede superar la enfermedad y rebrotar nuevamente, sin volver a observarse síntomas. Se trata de una enfermedad relativamente importante en árboles jóvenes, donde si no se actúa rápidamente puede ocasionar un nombre importante de bajas, pero resulta una enfermedad intrascendente en árboles adultos donde se observan muy pocos síntomas.

 

PARA SABER MÁS

Bejarano, J. 2009. Control integrado de la verticilosis del olivo. 11º Symposium Nacional de Sanidad Vegetal. Sevilla. 27 al 29 de enero; p. 378.

Koike, S. 2008. Marchitez por Verticillium. Cornel University. Dirección general de sanidad vegetal centro nacional de referencia fitosanitaria. Ficha técnica: 7-11.

Martin, G.; Arribas, G.; Barrios, G. 2015. Guía de gestión integrada de plagas del almendro. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente. Ed. Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente: 133-135.

Rex, E.; Michael, V.; Warren, C.; Timothy, S.; Beth, L.; Frank, G. 2002. Integrated Pest Management for Almonds. Segond Edition; p. 199.

 

 

M.Maldonado, L. Torguet y X. Miarnau

IRTA-Programa de Fruticultura.

Parc de Gardeny – Edifici Fruitcentre. 25003 Lleida.