El almendro va hacia California

Una investigadora norteamericana constata la evolución del cultivo en Mallorca hacia la plantación intensiva en Estados Unidos

Los cultivos de almendro en Mallorca están condenados a cambiar. La estampa del árbol en secano tiene los días contados por culpa de la Xylella y la apuesta del sector de la almendra pasa por los cultivos intensivos en regadío. Una estampa que acercará como nunca, al menos en apariencia, los campos de almendro de la isla con los cultivos en California. Si hace dos décadas la bacteria llegó a la isla desde el estado norteamericano, ahora promete cambiar el campo mallorquín a imagen y semejanza del campo californiano.

Así lo constata Emily Reisman. Investigadora en Ingeniería Ambiental de la Universidad de California, ha estado durante este mes de febrero en Mallorca recopilando información para su último estudio, en el que compara la evolución del cultivo del almendro en California y en España desde el inicio del siglo XX. A falta de conclusiones, la investigadora ya avisa: “El paisaje va a cambiar”.

“Con la Xylella todo está cambiando y es una lástima”, comenta Reisman, que relata como apuesta de las cooperativas por el almendro en Mallorca al cultivo californiano. ” En California hay un tipo de cultivo muy intensivo. Todos los almendros están en regadío y utilizan una cantidad de agua impresionante”, describe la situación en el estado norteamericano, hacia el que avanza en el campo mallorquín. “En las grandes plantaciones en California no hay una idea del paisaje sino de rentabilidad”, advierte la investigadora, para concluir que aquí “ya no será igual que ahora”.

Cabe recordar que la plaga de Xylella, llegada en la década de los 90 en material procedente de California para cultivos experimentales en Son Carrió, ha supuesto la muerte de, al menos, 150.000 árboles, y que otros 800.000 están ya infectados por la bacteria, y, de momento, los únicos cultivos que no se han visto afectados son los intensivos en regadío; razón por la que el sector está apostando por esta modalidad de cultivo.

Según la investigadora, en el caso de California, la historia de la apuesta por el cultivo intensivo precede a la bacteria, pero se ha convertido en la mejor baza para sortear la plaga. “La Xylella no mata muy rápido, es un proceso lento. En california, las plantaciones en 25 o 30 años se arrancan y se plantan de nuevo. Si un árbol joven tiene Xylella se quita, pero si tiene más de quince años como todavía producirá uno o dos años más se mantendrá, ya que aunque afecte a otros, en unos años lo tendrán que arrancar también”, relata. “En regadío, el sector tendrá una oportunidad para mantenerse como sector económico”, explica, a la vez que señala que esa apuesta dependerá de “la prioridad del agricultor”: “Si su prioridad es la rentabilidad apostará por este método intensivo, si tiene el almendro más como afición, lo acabará manteniendo en secano”.

“La Xylella solo lo acelera”

Además del cambio que se avecina sobre el cultivo, la investigadora de la Universidad de California destaca algunos aspectos actuales del almendro en Mallorca: ” Me ha interesado mucho el aspecto simbólico del árbol. Es una infraestructura social”, observa, a la vez que destaca su relación con el turismo: “Es muy interesante, porque el almendro compite con el turismo que mató el almendro antes que la Xylella pero, al mismo tiempo, también es turismo, hay gente que hace visitas turísticas a las fincas”, apunta Reisman.

“La impresión es que la mortalidad de árboles provocada por la Xylella es muy simbólica de la condición de la agricultura aquí”, concluye con todo la investigadora de la Universidad de California.

“¿Entonces por qué ha tardado tanto en detectarse?”, plantea. “Es le reflejo de la situación de la agricultura mallorquina. La Xylella solo acelera unos efectos que estaban en camino”, acaba apuntando, para lamentar que el cultivo de almendro en Mallorca “ya no va a ser igual que ahora”.

 

Fuente: Diario de Mallorca. 27 de Febrero de 2018 por Alexander Cortès.