AVISOS SOBRE PLAGAS DE ESPECIAL INCIDENCIA – Estación regional de avisos agrícolas de Castilla-La Mancha

CLITRA, GALERUCA O ESCARABAJILLO (Labidostomis lusitanica Germar.)
Es una especie de coleóptero común en los campos españoles y de muchos países del Mediterráneo Occidental, habiendo sido citada como plaga del viñedo (Domiguez García – Tejero, 1963). Se alimenta de multitud de plantas entre las que se encuentran las del género Quercus, Salix, Populus y Pistacia, aunque sienten especial predilección por ciertas especies de hierbas típicas de la flora arvense de nuestros campos, de los géneros Rumex y Polygonum (romazas, cien nudos, acederas, etc).

Los adultos de esta especie poseen el tórax de color oscuro metálico y miden entre 6 y 12 mm de longitud. Poseen élitros de color naranja con dos puntos negros, uno en cada hombro. Los machos poseen unas patas delanteras más largas que las hembras, con un tórax también más desarrollado que el de las hembras. Sus huevos, de forma cilíndrica y cónica en su vértice, son de color claro inicialmente, oscureciéndose con el paso del tiempo. Las larvas poseen unos 15 mm de longitud y son de color crema.

Desde mediados de abril y durante casi todo el mes de mayo, conforme las temperaturas primaverales comienzan a ascender, los jóvenes adultos recién emergidos se desplazan de manera gregaria desde la maleza cercana o desde las propias plantaciones a los árboles más jóvenes, de cuyas hojas tiernas se alimentan vorazmente, pudiendo defoliarlos en pocas horas. A veces sólo dejan intactos los nervios de las hojas, con el consiguiente debilitamiento del árbol o la muerte en casos graves. Los árboles mayores sólo son atacados cuando no encuentran árboles jóvenes de los que alimentarse.

Sus acoplamientos tienen lugar en los mismos árboles, aunque luego se desplazan a la maleza donde realizan su puesta en hojas y ramitas en grupos de unos 10 huevos que eclosionan a los 12 días. Cuando salen las larvas se refugian en el suelo, hojas secas, etc. Si las condiciones atmosféricas son propicias puede haber una segunda generación. Aunque no hay mucho conocimiento al respecto, se cree que al igual que otras especies del mismo género, sus larvas se alimentan de detritus, mohos y desechos dentro de los nidos de las hormigas, donde pasan el resto de su ciclo vital para emerger en la primavera siguiente en forma de adultos.

SITUACIÓN ACTUAL:
Este año, a consecuencia del retraso generalizado en el inicio de actividad vegetativa de las plantas por causas climáticas, esta especie aún no se ha mostrado de forma dañina para las plantaciones de pistacho en Castilla La Mancha, aunque ya se han podido observar individuos aislados en plantaciones de algunos municipios manchegos y sobre todo en otras Comunidades Autónomas con temperaturas más benignas.

Es de prever que desde la segunda quincena de mayo en adelante, con el aumento de temperaturas que se espera para los próximos días, hagan su aparición de manera a veces explosiva en numerosas plantaciones, especialmente si ya han causado daños en estas mismas zonas en años anteriores.

MEDIOS DE LUCHA:
Se debe prestar una especial atención a esta plaga por los cuantiosos daños que puede llegar a ocasionar en pocas horas, sobre todo, en las plantaciones más jóvenes o en las hojas más tiernas de árboles adultos. En las plantaciones de corta edad, se recomienda por ello hacer vigilancia visual cada pocos días. Si existen hierbas del género Polygonum en la parcela, es muy probable que aparezcan alimentándose primeramente sobre estas hierbas.

En caso de observarse la presencia y síntomas de esta plaga se debería realizar un tratamiento en pulverización foliar con alguno de los siguientes productos, autorizados para el pistacho en el registro de productos fitosanitarios del MAPAMA:
• Clorantraniliprol 20%. Efectuar una aplicación por campaña.
• Lambda cihalotrin 5%. Efectuar una aplicación por campaña.

Para el caso de practicar la producción ecológica, lo cual recomendamos desde el CIA El Chaparrillo siempre que sea factible, los productos a emplear para combatir esta plaga una vez ya esté instalada, son las piretrinas naturales (polvo de pelitre) y el extracto del árbol tropical Quassia amara.

Si vamos a emplear piretrinas, es aconsejable usar los productos comerciales que tengan la mayor concentración autorizada (4%), y realizar la aplicación a últimas horas de la tarde, ya que la luz solar y las altas temperaturas inactivan en cierto grado estos productos (hasta el 100% en 48 horas). Ciertos productos comerciales añaden ligandos naturales a su formulación para asegurar un mayor plazo de efectividad. Estos productos actúan por ingestión y contacto por lo que es conveniente mojar bien el haz y el envés de las hojas. No deben aplicarse de forma preventiva, ya que se degradan rápidamente.

El extracto de Quassia amara actúa como insecticida de contacto e ingestión, detiene el desarrollo de los insectos y provoca su rechazo. Actúa sistémicamente. También se recomienda realizar las aplicaciones preferiblemente en la tarde al ocaso del sol o muy temprano por la mañana. No mezclar con productos incompatibles o ácidos.

Como sustancias repelentes contra el ataque, parece que está causando buenos efectos el polvo de diatomeas aplicado sobre toda la masa foliar, sólo o mezclada con piretrinas naturales para aumentar su eficacia, según nos reportan algunos agricultores.

En Ciudad Real, a 14 de mayo de 2018.
Departamento de cultivos leñosos-pistachero del CIA El Chaparrillo.