Red de Alerta e Información Fitosanitaria de Andalucía. Almendro provincia de Granada

Boletín Fitosanitario. Del 25 al 29 de junio/2018

Agentes más destacados: Enfermedades fúngicas, pulgón verde, orugueta y anarsia.

Aspectos generales

La temperatura media ha aumentado, siendo típicamente estival, pasando de 20’8 ºC a 21’9 ºC, las máximas de 27’7 ºC a 28’4 ºC (destacando las zonas biológicas de Baza con 31’4 ºC y la Montefrío con 30’4 ºC, e incluso picos de 36 ºC), la media de las mínimas de 13’2 ºC a 14’7 ºC (destacando la zona biológica de Guadix con 12’1 ºC). El porcentaje de humedad media ambiental ha aumentado, pasando del 51’1 % al 54’7 % y la velocidad media del viento ha sido de 3’1 Km/h.

Estas altas temperaturas afectan a algunos agentes, como ocurre con las colonias de pulgón verde, produciéndole un descenso o desaparición.

El estado fenológico dominante es “J” (Fruto desarrollado), destacando el desarrollo y gran tamaño que están alcanzando este año la almendra. En la zona norte, el fruto está finalizando la fase lechosa, y ha alcanzado un tamaño extraordinario tanto del total del fruto como del grano.

La previsión meteorológica anuncia la presencia de cielos despejados y ligero descenso de las temperaturas altas, con máximas de 36 ºC y mínimas de 15 ºC. La velocidad del viento alcanzará hasta los 10 Km/h, de componente Oeste. Estas condiciones seguirán desfavoreciendo la actividad de los agentes objeto de este informe.

 

PULGÓN (Myzus persicae y otros)

Los picos de temperaturas con máximas de 36 ºC están haciendo que merme la actividad de este agente, incluso llegando a desaparecer, destacando por ahora presencia de colonias de pulgón alado. En estos momentos las poblaciones son bajas.

Los daños que provocan en el cultivo son directos (debilitamiento de la planta al succionar la savia) e indirectos (aparición de la “negrilla” en la melaza que producen).

Otras mediadas que ayudan al control de los pulgones son:

  • El respeto a la fauna auxiliar (coccinélidos, sírfidos, crisopas) que controlan las poblaciones de pulgones impidiendo que éstas crezcan desmesuradamente.
  • Medidas culturales que ayudan a controlar a los pulgones: El abonado nitrogenado debe ser racional, y conviene eliminar los chupones; de esta forma evitamos tener el sustrato donde
    se desarrollan las colonias.

 

ORUGUETA DEL ALMENDRO (Aglaope infausta)

Ha comenzado la segunda generación durante esta semana y por lo tanto nos encontramos en un momento crítico, donde es aconsejable controlar su población, ya que se observan adultos en las zonas donde hubo afectación de esta plaga durante la primera generación hace unas pocas semanas o incluso en aquellas más afectadas durante la campaña anterior.

En breve comenzarán a observarse síntomas de presencia de orugueta sobre los brotes.

Estas orugas están sobre las hojas de los almendros, alimentándose de ellas, aunque en un nivel bajo. Tienen una longitud de unos 15 mm, devorando en un principio el envés, luego sólo el haz y al final (poco antes de crisalidar) todo el limbo, dejando solamente los nervios, llegando incluso a descompensa el crecimiento del árbol y envejecerlo.

 

ANARSIA (Anarsia lineatella)

Atención al seguimiento de este agente en estos momentos, con un porcentaje de brotes afectados del 5 %, ya que se está manifestando de forma considerable, sobre todo en plantaciones en formación donde los daños pueden afectar a la formación del árbol. En árboles adultos los problemas son leves (despuntes en almendro, que tienen una función de poda en verde).

Normalmente tiene tres generaciones a partir de comienzos del verano, estando en junio en el final de la primera. Las larvas pueden producir galerías de alimentación en los brotes jóvenes, llegando a secarlos, e incluso atacando a los frutos en desarrollo, antes de producirse la dehiscencia, pudiendo producir caídas prematuras.

 

GUSANO CABEZUDO (Capnodis tenebrionis)

Hay presencia de adultos sobre los brotes, por lo que es recomendable estar atentos a su seguimiento.

En comparación con la campaña anterior, es baja la presencia de adultos de este coleóptero sobre los brotes, alimentándose de ellos, ya que es un fitófago de frutales de hueso, e incluso de los de pepita, sin afectar a olivos, higuera y cítricos. Prefieren sobre todo los terrenos secos de zonas soleadas y en concreto los árboles debilitados, huyendo de los suelos húmedos. Durante esta época las hembras realizarán las puestas en el suelo alrededor del árbol, hasta agosto y a los 15 días aproximadamente, las nuevas larvas se desplazarán hasta el tronco ó raíces, para permanecer allí durante uno ó dos años. Aquí es donde radica el verdadero peligro de esta plaga, ya que se alimentan de la zona entre la corteza y la madera, llegando a destruir los tejidos conductores con el consiguiente debilitamiento de la parte aérea, llegando incluso a provocar la muerte del árbol. En septiembre emergen los nuevos adultos, que hibernarán para realizar las nuevas puestas en la próxima primavera.

Es aconsejable, por lo tanto, ya que es una plaga difícil de combatir, vigorizar los árboles mediante riegos y abonados, eliminar especies donde el insecto puede vivir como majoletos, endrinos, etc (rosáceas silvestres), eliminar adultos sobre todo en otoño que es cuando más presencia se observa y eliminar los árboles secos por esta causa, ya que son reservorio de las larvas.

 

Fuente: juntadeandalucia.es