¿Han florecido los almendros antes de tiempo?

Las buenas temperaturas de los últimos días de febrero han favorecido que estos árboles saquen su flor

Desde hace 30 años, el investigador del CSIC en el Real Jardín Botánico, Mariano Sánchez, apunta las fechas de floración de los árboles frutales. Para él no existe atisbo de duda: «La floración va adelantándose cada año», explica. Ya hay diversos estudios científicos que también lo acreditan. Según una investigación publicada en «Nature Communications»,hoy las plantas florecen entre cuatro y cinco días antes que hace 30 años, mientras que otro estudio publicado en Plos One afirmaba que las plantas están floreciendo una media de tres semanas antes de lo que se observó por primera vez.

Las buenas temperaturas de los últimos días ( que batieron algunos récords de calor para un mes de febrero) han provocado que en muchas zonas de España ya se puedan observar los almendros en flor. Sin embargo, este año la floración no se ha adelantado con respecto a otros años recientes. «Los almendros florecen en febrero. Algunos años, los menos, en la segunda semana del mes. Y los más, en la segunda quincena», indica Sánchez. De hecho, según explica el investigador del CSIC, este año la floración del almendro estaría «algo retrasada».

«Los almendros necesitan en invierno entre 200 y 500 horas por debajo de los 7 grados, seguidas de algunas horas de calor para florecer», explica Sánchez. Y «esas 200 horas se consiguen en seguida, el invierno es largo». No obstante, la floración hoy sigue siendo imposible de prever y hay variabilidad en función de las zonas geográficas.

Los riesgos de la floración temprana

Según explica el investigador, los almendros y los cerezos son los frutales que corren más riesgos por una floración temprana, aunque los cerezos son algo posteriores en la floración respecto a los almendros. «El cerezo necesita entre 500 y 800 horas de frío, por eso florece más tarde», dice Sánchez. El problema llega si hay heladas cuando las flores han sido germinadas y el fruto es aún pequeño, ya que lo estropean, algo que ocurrió en 2018, cuando la floración se adelantó unos 20 días y poco después las bajas temperaturas afectaron a sus frutos.

No obstante, las heladas no afectan a la flor, que solo corre riesgos con el viento y con el granizo. Sánchez sí destaca que en los últimos años «está habiendo cosas extrañas» con las floraciones. «El castaño de indias florece dos veces y no una, en marzo y luego en octubre», explica. Algo que también está ocurriendo con el tilo. Los cambios en las temperaturas y en la humedad están confundiendo a las plantas. «Los árboles se están desajustando, en Madrid y en toda España», asegura, a la vista de que la hoja de estos árboles se quema en verano y cuando llega el otoño, vuelve a brotar. Por eso, opina, el castaño de indias y el tilo son «dos especies que no veremos en el futuro», asegura Sánchez.

 

Fuente: abc.es