En unos años, todo esto será Murcia: el clima semiárido ha crecido 30.000 km2 desde 1989

Las condiciones climatológicas que antes se restringían al sureste español han crecido hasta casi tomar Madrid. El valle del Ebro y sus Monegros también se han ampliado desde 1971

Coincidiendo con el Día Meteorológico Mundial que se celebra estos días, la Agencia Española de Meteorología ha presentado en su sede un avance de su Open Data Climático, el portal de datos abiertos de la AEMET que próximamente permitirá a los españoles conocer datos tan regionales como si el cambio climático ha afectado más a Tomelloso o a Villanueva de los Infantes.

«Son informes para localidades o provincias que permitirá hacer estas comparaciones», ha dicho Rubén del Campo, portavoz de la agencia.

Uno de las principales impactos del cambio climático en los últimos 40 años es que los climas semiáridos se están extendiendo por la península. «Para que nos entendamos, Murcia«, ha precisado Beatriz Hervella, meteoróloga de la agencia. También podría ser la parte de los Monegros y el valle del Ebro, en Aragón, o Castilla-La Mancha, las áreas más afectadas por este cambio climático regional.

De hecho, podría decirse que lo que entendemos como Murcia —inviernos cálidos, temperaturas templadas durante todo el año y escasas precipitaciones— se está extendiendo hacia el noroeste más allá de Albacete y Toledo, creando una zona semiárida cada vez más pronunciada.

Los datos de AEMET muestran cómo el ascenso de las temperaturas ha sido especialmente intenso durante los últimos diez años. «Un dato consistente con el hecho de que los años más cálidos se hayan registrado en su mayoría en el siglo XXI», explica este informe. «A esto añadimos que una gran parte de los extremos históricos de temperaturas máximas se están concentrando en el último decenio».

En total, desde 1971 hasta 2010, este nuevo clima semiárido se ha extendido con respecto a su posición inicial unos 30.000 kilómetros cuadrados, lo que representa un 6% de la superficie de España.

Veranos más largos

Otra de las principales conclusiones de los datos abiertos de la agencia es que el verano se está extendiendo, algo que se nota sobre todo en que llega cada vez antes —el final del estío, por contra, no refleja grandes diferencias con respecto al pasado.

El calentamiento afecta a todo el año pero especialmente al verano, y se traduce en un alargamiento de unos nueve días por década«, dice Del Campo. «Hoy está durando unas cinco semanas más que en los años ochenta».

Todo esto nos lleva también a un fenómeno cada vez más frecuente en nuestro país, el de las noches tropicales, aquellas en las que la temperatura iguala o supera los 20ºC. «Se debe principalmente a que el nivel del Mediterráneo está creciendo unos 3,4 centímetros por década», indica Hervella. La subida, mayor que la media global que está entre 2,6 y 2,9 centímetros por década desde 1993, está provocando que el Levante español se aproximen ya a las 80 noches tropicales por año.

 

Fuente: elconfidencial.com