¿Qué hay detrás del arranque masivo de almendros en Alicante?

Organizaciones acusan a la Conselleria de talar los árboles por la Xylella Fastidiosa porque lo financia la UE en vez de contener la plaga como en Baleares y otras zonas y asumir el gasto

Organizaciones han denunciado los «intereses económicos» que hay detrás del arranque masivo e indiscriminado de almendros en el norte de Alicante justificada por la Xylella Fastidiosa y ordenada por la Conselleria de Agricultura. Dos son las razones: que la tala de los árboles se financia con fondos europeos, mientras que contener la plaga tendría que asumirlo la Generalitat, y la presión del «lobby viverista» para vender más plantas.

Hace unos días expertos en Xylella corroboraron que esta política de « erradicación» masiva de almendros no acabará con la plaga y es una decisión que únicamente responde a intereses políticos y económicos.

Alrededor de 200 agricultores y vecinos de las tres comarcas afectadas (La Marina Alta, Marina Baixa y el Comtat), asistieron a este encuentro informativo en el Centro Cultural de Benissa: “La Xylella Fastidiosa en la provincia de Alicante. Situación actual, amenazas y soluciones”, en la que participaron los investigadores y expertos en Xylella.

Los especialistas coincidieron, tanto desde el punto de vista técnico-científico, como bajo la experiencia vivida en las Islas, en que hay que abogar por convivir con la Xylella a través de la contención, como se hace en California, Italia o Baleares.

En esta jornada, organizada por el Instituto Alicantino de Cultura Juan Gil Albert, de la Diputación de Alicante, el investigador del CSIC expuso que los análisis han demostrado que la bacteria lleva más de 30 años en la provincia, por lo que está ampliamente instalada y extendida.

“No se aplican las medidas que racionalmente se deberían aplicar porque hay muchos intereses económicos detrás y mucho dinero en juego”, se afirmó. La erradicación se sufraga mediante fondos que proceden de la UE y, si se pasa a la contención, la financiación viene de mano de cada Comunidad Autónoma. Asimismo, la presión de «lobby viverista» para no pasar a la contención es constante, porque se aumentaría la zona tampón y verían perjudicadas la venta de plantas.

También se expuso cuál ha sido la experiencia en las islas y se señaló que, a diferencia de lo ocurrido en Alicante, desde el minuto cero el Gobierno de Balears fue de la mano de los afectados. «La Xylella Fastidiosa hace tiempo que dejo de ser un drama para nosotros. De hecho, las apariciones de focos no son noticia y nuestra agricultura no está peor que cuando estábamos con el protocolo de erradicación. Ahora estamos en otra fase. En la de la investigación, los ensayos y las inversiones para replantar los ejemplares afectados por otros jóvenes y de variedades más resistentes y, por supuesto, en controlar y reducir al insecto que transmite y propaga la plaga”.

Insecto en los matorrales

En este sentido, se advirtió que el protocolo de Erradicación que se hace en Alicante ni siquiera se está ejecutando correctamente, puesto que esta bacteria también se hospeda en plantas de sotobosque, como el romero, que no se están eliminando, por lo que, se puede arrasar una parcela de almendros donde hay algún positivo, que si no se elimina la planta de sotobosque hospedante que hay alrededor, cuando se vuelva a plantar se volverá a contagiar. “Se están cargando parcelas de almendro totalmente en vano porque no se está luchando contra el agente de propagación de la bacteria, el insecto, el cual sigue en las especies silvestres hospedantes”.

Para terminar, ambos ponentes reiteraron la necesidad de que la Conselleria de Agricultura y el Consell reconozcan y rectifiquen, acerquen posturas con los afectados, reestableciendo el diálogo, apostando por la investigación para reducir al máximo a la bacteria propagadora. Recomendaron empezar a pensar en planes de replantaciones masivos con variedades modernas y resistentes, que incentiven el relevo generacional y que, en definitiva, se enfoquen en buscar una oportunidad dentro de esta crisis de sanidad vegetal.

 

Fuente: ABC.es