Nueva generación de gusano cabezudo en Almendro

A diferencia con respecto a la campaña pasada, se observa un adelanto de 15 días en el inicio de presencia de ejemplares jóvenes y adultos de gusano cabezudo (Capnodis tenebrionis) sobre los brotes, alimentándose de ellos. Ahora es también cuando hay presencia de ninfas bajo la corteza del cuello de los almendros afectados.

Este insecto prefiere sobre todo los terrenos secos de zonas soleadas y en concreto los árboles debilitados, huyendo de los suelos húmedos.

Los síntomas que presentan los árboles afectados son debilitamiento generalizado, pedúnculo de las hojas mordidos y hojas en el suelo. Cando el árbol está muy afectado, las hojas son más pequeñas de lo normal y los adultos se observan con relativa facilidad.

Durante esta época las hembras realizarán las puestas en el suelo alrededor del árbol, hasta agosto y a los 15 días aproximadamente, las nuevas larvas se desplazarán hasta el tronco ó raíces, para permanecer allí durante uno o dos años. Aquí es donde radica el verdadero peligro de esta plaga, ya que se alimentan de la zona entre la corteza y la madera, llegando a destruir los tejidos conductores con el consiguiente debilitamiento de la parte aérea, incluso provocan la muerte del árbol.

Para su control, es aconsejable:

  • Vigorizar los árboles mediante riegos y abonados,
  • Eliminar especies donde el insecto puede vivir, como majoletos, endrinos, etc (rosáceas silvestres),
  • Eliminar adultos sobre todo en otoño que es cuando más presencia se observa
  • Eliminar los árboles secos por esta causa, ya que son reservorio de las larvas.

Fuente: juntadeandalucia.es