Problemas en almendros de El Berro y recomendaciones para su control.

Os adjuntamos documento publicado por el CARM referente a la problemática que estamos teniendo con los almendros.

SITUACIÓN EN CAMPO
A raíz de las condiciones climatológicas que se están dando en la zona, desde hace más de dos meses, sobre todo precipitaciones repetidas, humedades altas y temperaturas suaves, e incluso cálidas durante el día, podemos observar en campo una serie de problemas en algunos cultivos, como es el caso del almendro, que conviene repasar para entenderlos y en caso que se posible, realizar alguna acción para frenarlos o minimizarlos.

PROBLEMAS DE CUAJADO
Una de las principales consecuencias de esa situación climática, poco habitual para la zona si miramos los últimos años, son los problemas de cuajado de la almendra. Estamos viendo que todas las variedades los presentan, aunque sea en distinta medida. Por lo general, son más severos en variedades que necesitan polinización cruzada (polen de otras variedades) o sus floresson autoestériles (necesitan obligatoriamente que alguien les ponga el polen en el pistilo), aunque también se encuentran en variedades autofértiles(su polen llega normalmente al extremo del pistilo) y en las que no necesitan polinización cruzada (les sirve su propio polen). Estos problemas vienen derivados de tres causas, sobre todo:
1. La permanente lluvia y humedad, hace que las abejas y demás insectos polinizadores trabajen poco y mal, no llevando el polen a todas las flores.

2. Las mismas circunstancias, mantienen húmedo el polen y hace imposible su dispersión natural por medio del aire y su llegada a las flores.

3.- Aunque la variedad sea autofértil y autocompatible, es decir, no necesite otra variedad para su polinización, también se ve afectada por la condición del polen húmedo, porque en tales condiciones, el tubo germinativo que debe emitir el polen para alcanzar el ovario, tiene poca calidad y no cumple eficazmente su función.

Por todo ello según avanza el cultivo y se desarrollan los frutos, se van viendo como los que no se han fecundado bien o los que lo han hecho de manera insuficiente o inadecuada, acaban quedando atrás, desarrollándose menos, el árbol acaba dejando de alimentarlos y se desecan.

Dependiendo del grado de no fecundación, del volumen de cosecha y de otros elementos del cultivo, podremos tener árboles más o menos afectados ahora, u otros que muestren su afección más adelante, según avance el desarrollo del cultivo y el clima se normalice.

Frente a esta situación, poco o nada puede hacerse, ya que es imposible evitar las condiciones que la han provocado y no hay acciones posibles para minimizar sus consecuencias, solo esperar que terminen de manifestarse los frutos mal fecundados y se queden atrás, confiando que los que queden sanos, puedan compensar, tales pérdidas.

PROBLEMAS FITOPATOLÓGICOS

Las mismas condiciones climatológicas antes citadas, están propiciando la aparición y desarrollo de algunas enfermedades, que en condiciones normales apenas si tendrían presencia, pero este año, pueden llegar a ser importantes para el desarrollo de la cosecha. Entre las más importantes podemos destacar:

Cribado ó Perdigonada: Causados por el hongo Coryneum bijerinckii/Stigmina carpophila, los daños de esta enfermedad se manifiestan sobre todo en las hojas y en los frutos y en menor medida, en los brotes tiernos.

En las hojas produce manchas redondeadas de color marrón rojizo que pueden evolucionar a violáceo y muestran un halo clorótico que acaba produciendo necrosis circulares, cayendo la parte central y dejando la hoja llena de pequeños orificios (de ahí el nombre de perdigonada). Los frutos muestran manchas con necrosis circulares superficiales. En las ramas pueden formarse chancros pequeños oscuros que pueden llegar a segregar goma.

Antracnosis del almendro: Enfermedad causada por el hongo Colletotrichum acutatum y C. gloeosporioides, no es muy frecuente en nuestras zonas, pero las condiciones tan singulares de esta primavera, pueden favorecer su desarrollo. Afecta a flores, frutos, hojas y brotes.

En los frutos consiste en una lesión circular, ligeramente deprimida que suele ser de color anaranjado y acompañada de exudación de goma. Los frutos son más susceptibles cuando son jóvenes pero se pueden ver afectados durante todo su desarrollo si se dan las condiciones adecuadas. Los brotes afectados muestran amarillez y desecación de hojas.

Lepra o abolladura: Causada por el hongo Taphrina deformans, sus daños se manifiestan sobre todo en los brotes y hojas verdes tiernos, pudiendo producir daños también en los frutos.

En las hojas se produce una hipertrofia de estas, formando abultamientos y deformaciones típicas en ellas, que adquieren una coloración rojiza. Acaban necrosándose y caen prematuramente. Los brotes afectados acaban curvados, con entrenudos cortos y hojas deformadas apelotonadas. En frutos los daños se manifiestan en forma de verrugas o abolladuras amarillentas o rojizas que pueden llegar a ocupar toda su superficie. Algunas variedades son más sensibles que otras, como es el caso de Desmayo Largueta, Guara y Supernova.

Mancha ocre: Causada por el hongo Polystigma ochraceum, se muestran en forma de manchas en las hojas que al principio son de color amarillo-marrón y luego en verano, toman tonalidades terrosas rojizas. Pueden afectar a una parte de la hoja solamente.
Evolucionan aumentando su grosor y acaban necrosándose, pudiendo llegar a producir defoliaciones severas y prematuras del árbol, con el consiguiente riesgo para el fruto al reducir la capacidad fotosintética del árbol, al que generan un debilitamiento general. Guara y Supernova son variedades muy sensibles al problema.

ACCIONES RECOMENDADAS CONTRA ENFERMEDADES
En general, lo mejor para evitar los daños de estas enfermedades, es realizar aplicaciones con carácter preventivo, especialmente cuando hay previsiones de condiciones climáticas adversas en primavera, bien antes de floración, o después de esta, según el caso.

Para los agricultores que estén en cultivo convencional, las opciones de tratamiento de estas enfermedades pasan por realizar aplicaciones a base de Mancozeb, Metil Tiofanato, formulados a base de Cobre, o mezcla de Cobre con alguno de los otros dos fungicidas.

Para los que se encuentren dentro de Agricultura Ecológica o quieran evolucionar hacia esa forma de cultivo, solo podrán realizar aplicaciones con formulados a base de Cobre, respetando en todo caso, las dosis especificadas en las etiquetas de los productos aplicados.

Conviene recordar que los daños ya existentes en el cultivo o en los frutos, no se van a recuperar o evitar, pero sí se pueden reducir los futuros, evitando pérdidas de cosecha más importantes de las tenidas hasta ahora, ya que estas enfermedades dejan infestada la parcela con sus esporas, y si vuelven a darse condiciones favorables para su desarrollo más adelante, pueden volver a causar daños sobre los frutos y hojas que ahora han escapado sanos.{«type»:»block»,»srcIndex»:0,»srcClientId»:»a7180374-8602-4b9c-badd-24f89eac43d2″,»srcRootClientId»:»»}